Tema 3(a): Youth(comunication escrita)

Seguimiento de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social y del vigésimo cuarto período extraordinario de sesiones de la Asamblea General: Tema prioritario: examen de la ulterior aplicación de las decisiones de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social y los resultados del vigésimo cuarto período extraordinario de sesiones de la Asamblea General

Declaración presentada por Familia Franciscana Internacional, organización no gubernamental reconocida como entidad de carácter consultivo general por el Consejo Económico y Social; y Dominican Leadership Conference, Asociación Internacional de Escuelas de Servicio Social, International Presentation Association of the Sisters of the Presentation, Federación Luterana Mundial y VIVAT International, organizaciones no gubernamentales reconocidas como entidades de carácter consultivo especial por el Consejo Económico y Social

El Secretario General ha recibido la siguiente declaración, que se distribuye de conformidad con lo dispuesto en los párrafos 36 y 37 de la resolución 1996/31 del Consejo Económico y Social, de 25 de julio de 1996.

***

Fomentar la participación y la acción de los jóvenes en la aplicación de la Declaración de Copenhague aprobada por la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social.

En la Declaración de Copenhague sobre Desarrollo Social (1995) se hicieron muchas recomendaciones para incorporar a las partes interesadas a nivel local “en la tarea de fijar objetivos y de elaborar, ejecutar, supervisar y evaluar las estrategias … nacionales … y velar por que estos programas representen sus prioridades”. Sin embargo, no se consideraba adecuadamente a los jóvenes como partes interesadas a escala local o mundial en los planes de hoy con miras al futuro de mañana. Reconocemos la presencia y el liderazgo de los jóvenes y creemos que hay que integrar a los jóvenes en las políticas de desarrollo de manera que esas políticas puedan ser plenamente eficaces.

La población mundial está integrada por 1.200 millones de jóvenes de 15 a 24 años de edad. Los jóvenes de todo el mundo necesitan recursos y un entorno propicio que les permita emprender cambios a nivel personal y social. La integración de los jóvenes en la elaboración, ejecución, supervisión y evaluación de las estrategias nacionales no sólo potencia su papel como individuos, sino que aumenta la coherencia colectiva de los jóvenes como grupo que trabaja conjuntamente en pos de un mejor futuro para todos. La participación de los jóvenes en la adopción de decisions fortalece la determinación de los gobiernos de defender los derechos humanos y la democracia.

Los modelos existentes de participación de los jóvenes son bastante diversos y pueden ser eficaces, a veces simbólicos y a menudo inexistentes. Los modelos satisfactorios de participación deberían reproducirse o adaptarse a realidades políticas y socioeconómicas concretas, tomando en consideración los problemas que encaran las organizaciones de jóvenes y otros agentes de desarrollo. No obstante, los mecanismos existentes para la ocupación y la participación efectiva de los jóvenes son canales que los gobiernos y las instituciones pueden utilizar para movilizar a los jóvenes en las actividades orientadas a lograr los objetivos de desarrollo social así como los objetivos de desarrollo del Milenio.

Reconocemos, además, los vínculos existentes entre el examen decenal de los resultados de la Cumbre de Copenhague y los objetivos de desarrollo del Milenio y destacamos que los jóvenes deben pasar a ser asociados de suma importancia en la consecución de los objetivos de desarrollo del Milenio de manera que se alcancen a más tardar en 2015.

Sobre la base de la declaración formulada por los jóvenes presentes en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social de 1995, hacemos hincapié en las recomendaciones siguientes:

Educación

  • Reconocer que la pobreza afecta a los jóvenes y considerar que los jóvenes deben ser un grupo beneficiario en las estrategias de reducción de la pobreza. La educación de los jóvenes es importante en la elaboración de una estrategia a largo plazo para minimizar los efectos de la pobreza y el hambre;
  • Mejorar la calidad de educación básica. No sólo debería abarcar aspectos intelectuales, sino también conocimientos prácticos y sociales para el desarrollo. Educar a los jóvenes en relación con los objetivos que se han establecido con miras al desarrollo infundirá un mayor impulso a las actividades de desarrollo;
  • Proporcionar una educación que aliente a todas las personas a reconocer sus posibilidades internas y hacer que se responsabilicen con sus vidas y el futuro de la humanidad;
  • Educar a los jóvenes en materia de nutrición, salud, saneamiento, anticonceptivos, protección contra el VIH, etc.

Igualdad entre los géneros

  • Proporcionar a las mujeres y las niñas acceso equitativo a la educación secundaria y superior como forma de potenciar su papel con miras a superar los desequilibros que prevalecen en la sociedad;
  • Reconocer la igualdad entre los géneros, incluida la situación de las jóvenes y las niñas como asociadas en un pie de igualdad en el desarrollo y la potenciación del papel de los jóvenes, es esencial para superar los desequilibrios existents en la sociedad;
  • Prestar especial atención a la situación de riesgo a que están expuestas las niñas de todo el mundo y trabajar con miras a inculcar en los niños los comportamientos sociales orientados a fomentar el respeto de las niñas como iguales; • Proporcionar programas sociales para las jóvenes y las niñas que las vinculen a los servicios y la información, especialmente en tiempos de conflicto, cuando son más vulnerables y éstas más afectadas por los problemas sociales y económicos.

Sostenibilidad del medio ambiente

  • Alentar la sostenibilidad del medio ambiente, la conservación y protección del medio ambiente para beneficio de la próxima generación;
  • Alentar a los medios de difusión para que desempeñen un papel más eficaz que facilite el aprendizaje social en relación con el medio ambiente. Los jóvenes pueden desarrollar nuevas formas de activismo y aportar nuevas energías y perspectivas a las cuestiones relacionadas con el medio ambiente.
  • Empleo de los jóvenes

    • Mejorar los programas para prevenir el desempleo de los jóvenes, incluso mediante un mejor asesoramiento y una mejor capacitación, de manera que los jóvenes tengan acceso a la información sobre las oportunidades del mercado y sus derechos como empleados;
    • Fomentar el papel de los jóvenes de las zonas rurales mediante la creación de oportunidades para el fomento de capacidad y el aporte de recursos con miras a generar empleo e ingresos. Dar prioridad y aportar fondos a los programas orientados a los jóvenes de las zonas rurales y administrados por ellos.
    • Recomendamos que las políticas y los programas a nivel nacional:

      • Fomenten el voluntariado entre los jóvenes a escala nacional e internacional, y se centren en la prestación de asistencia a los jóvenes marginados y vulnerables para organizarlos de manera que aborden sus propias necesidades e intereses;
      • Permitan que los jóvenes participen en la programación y la puesta en marcha de una red de empleo entre los jóvenes para impedir la marginación y la pobreza de los jóvenes;
      • Pongan el acento en las asociaciones entre los gobiernos y los jóvenes, incluida la participación de los jóvenes como delegados y representantes en conferencias y foros internacionales celebrados por los países menos adelantados, países en desarrollo y países desarrollados;
      • Reconozcan la importancia de las naciones mediante el fomento de la capacidad a nivel local, regional, nacional y mundial para responder a los desafíos ambientales;
      • Tengan en cuenta la adopción de las medidas necesarias para impedir el infanticidio, la trata de niños y la utilización de niños en la pornografía;
      • Presten apoyo a los jóvenes para que puedan erradicar el racismo y la xenofobia;
      • Definan el capital real de un país como capital humano, e inviertan los recursos necesarios, especialmente en los jóvenes, para desarrollar ese capital como base fundamental para el desarrollo, especialmente en la esfera de la salud, la nutrición, la educación y la capacitación para el empleo.

    Cuando los gobiernos reconocen que los jóvenes son un elemento integrante del futuro del desarrollo y el establecimiento de una sociedad pacífica y justa a escala mundial, reconocen y potencian su responsabilidad, sus posibilidades y su papel como líderes del mañana.

    Oral, Written or Summary: 
    Meeting Year: 
    2005
    Meeting: 

    csocdev05

    Commission for Social Development (43rd Session) 2005
    Meeting Name: 
    Commission for Social Development (43rd Session) 2005