Cada día, en todas partes del mundo, más y más poblaciones sufren los efectos adversos de las actividades empresariales. El creciente número de violaciones a los derechos humanos cometidas por las empresas se ha convertido en un problema apremiante a nivel mundial. Las violaciones corporativas típicas de los derechos humanos son varias: trabajo infantil, condiciones inseguras de trabajo, restricciones a los derechos sindicales, destrucción del medio ambiente y efectos adversos sobre la salud y el nivel de vida, etc. Estos abusos afectan a los grupos vulnerables y de manera especial a los pueblos indígenas. De modo creciente, los(as) dominicos(as) se enfrentan a estos problemas a nivel local e intentan brindar apoyo a las víctimas.

Dominicos por la justicia y la paz articula su acción en torno a este tema, en particular: 

  • refutando la impunidad de las empresas; 
  • exigiendo soluciones efectivas para las víctimas;
  • contrarrestando las actividades que contribuyen al cambio climático y a la destrucción del medio ambiente;
  • promoviendo los derechos de los pueblos indígenas y;
  • abordando la trata ilegal de personas.

 

Imagen arriba: Haitianos trabajando en cañas de azucar en la República Dominicana ©
Imagen a la izquierda: Sebastian Pichler (Unsplash) ©