Un fraile dominico en una conferencia de la ONU en la sala Francisco de Vitoria