Fr. Bruno Cadoré OP y Fr. Mike Deeb OP en la sala del Consejo de Derechos Humanos