Dominicans for Justice and Peace ("Dominicos por la justicia y la paz" Orden de Predicadores) representa a la Orden Dominicana en las Naciones Unidas (ONU). Esta ONG fue creada en 1998 por la Comisión Internacional Dominicana de Justicia y Paz y respaldada por el Consejo General de la Orden como Delegación Permanente de la Orden en la ONU, con sede en Ginebra. Dominicos por la justicia y la paz obtuvo el reconocimiento oficial cuando se le concedió el estatus consultivo ante el Consejo Económico y Social de la ONU (ECOSOC) en 2002.

En general, la Delegación se dedica a la promoción de la Buena Noticia de la justicia y la paz en el mundo, proclamada por Jesucristo y concretada en la Doctrina Social de la Iglesia Católica como elemento integrante de la misión de la Orden de predicar la Verdad. Con presencia en más de 120 países, lo(a)s dominico(a)s están implicado(a)s en muchos campos de acción relacionados con la justicia y la paz como: la lucha contra el acaparamiento de tierras y la contaminación por parte de multinacionales o grandes industrias, la defensa de los derechos de los pueblos indígenas, el apoyo a lo(a)s niño(a)s vulnerables o de la calle, a lo(a)s refugiado(a)s y a lo(a)s desplazado(a)s por la guerra, la lucha contra la corrupción, la prostitución y el tráfico de personas, el empoderamiento de las mujeres, la defensa de la desmilitarización, del medio ambiente y del desarrollo sostenible

En este contexto, la Delegación está motivada por el deseo de encarnar a Cristo apoyando estos compromisos y profundizando el compromiso de lo(a)s dominico(a)s en la búsqueda de soluciones pacíficas a los conflictos, en el abordaje de las causas profundas de los desafíos contemporáneos, en la promoción y protección de los derechos humanos de todo(a)s, en el trabajo para cambiar las estructuras que perpetúan la injusticia y atentan contra la dignidad de los hijos de Dios, y en llevar justicia a las personas cuyos derechos han sido violados. A través de su oficina en Ginebra y sus representaciones en Viena y Nairobi, Dominicos por la justicia y la paz desempeña un papel activo en las distintas instancias de la ONU.

Los objetivos específicos de la Delegación son:

  1. Acompañar y empoderar a lo(a)s dominico(a)s y a sus socios sobre el terreno en la protección y promoción de los derechos humanos, el cuidado de la Creación y el bien común, proporcionando las herramientas necesarias para trabajar con las Naciones Unidas;
  2. Incidir ante las Naciones Unidas por las cuestiones que abordan lo(a)s dominico(a)s a todos los niveles, destacando especialmente los abusos en el ámbito de los derechos humanos y el medio ambiente;
  3. Aportar una contribución dominicana, como actor de la sociedad civil, al fortalecimiento de la labor de las Naciones Unidas y a la profundización de la reflexión sobre los principales problemas contemporáneos.